domingo, 7 de diciembre de 2008



El final se inició en las últimas huellas
de tus labios
en la mar, junto a mi boca.
Donde nos envenenamos en la penúltima copa,
entre huracanes y latidos
precipitados
en tu corazón revuelto al vacío;
inmisericorde, acordándose de las tinieblas,
mientras el sol
amanecía en tu cama.
Pecando sin conciencia,
subastada en el rastro
de la vida

martes, 2 de diciembre de 2008



La carrera de tus medias me llevan ventaja
para besarte
y acurrucarme en tu seno,
para librarme de las trampas
de este mundo embustero.
Cóseme las costuras de mi alma
para remendar
la esperanza de volvernos locos,
reventando amaneceres
y ser bandidos,
alimentándonos de besos y arañazos,
doliéndonos por dentro, de tanto ser libre,
de tanto amarnos.

EN TU AGUJERO

Enfermó mi corazón,
demasiado latir estrellas
y aniquilar la razón.
Estelas al viento
y su lamento.
Tijeretazos a caballitos
sin papel.
A la caza y captura.
Un sueño pernoctando en sus tinieblas
contra el amo y su dueño.
Amando al revés
o mirando la hoja a trasluz,
con el filo afilado de mi alma.
La calma
del mar
de mi destino pendenciero
y embustero;
viviendo sin querer
despacito
y con buena letra.

A noche bajé a tu infierno, sólo encontré mi corazón achicharrándose.

domingo, 30 de noviembre de 2008


Una noche borracha me dieron una paliza por defenderla, mientras ella esnifaba flores en el suelo. Si me miras, ya no me duele; bébete mis heridas y olvídame de vuelta a casa, en otra noche ya nos encontraremos: cuando el cielo ría estrellas y tú vuelvas a cruzar la frontera.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

La derrota son unos ojos
que ya dejaron de mirarte,
es la sal de tus lágrimas
y el vacío que queda justo cuando caen.

martes, 14 de octubre de 2008


Si no dispongo de territorios
déjame morir en tu destierro
para hacer de mi locura un camino de victoria.

miércoles, 8 de octubre de 2008

Penúltima noticia

Me encuentro trabajando en un nuevo poemario. En breve publicaré algunos versos. Reiniciando el rumbo que extravié, cuando la vida era una perra y yo, inyectándole sueños, trataba de dominarla.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Soledad


Adónde se te fue la mirada,
si ya no se pasea por mi piel,
y tan abandonado me dejaste,
que muero entre recuerdos
que vuelven loca mi alma.

viernes, 22 de agosto de 2008

Buscando el peso de una lágrima encontré el exilio de mi propia alma

Quién coño pudo agujerear mi pellejo,
si me lié la luna con tabaco,
y, fumándome la noche,
me hice pendenciero.
Con un velo
de indisciplina
y sus bragas de antifaz
para atracar a la madrugada
y rascarles los bolsillos
a los grillos.
Hasta que me cogieron
y me metieron en el agujero
con los esbirros y sus perros,
pero ninguno me ganó
en dar bocaos a la vida;
así es cómo me alimento,
ganando tiempo,
aligerando el paso
para alcanzar la orilla
y beberme el mar,
que todavía
sabe a su semilla.

Os quiero, con madrugada o sin ella.

miércoles, 4 de junio de 2008

Música desde la piel

EL GRITO DE MI CONCIENCIA

El silencio y el desamparo
y el antepenúltimo grito de existencia.
La toma de conciencia de uno mismo,
y un par de lágrimas en la derrota.
Cuerpo a cuerpo
en una lucha desigual
por comernos los sueños
y despertar algún día de las noches sin luna.
No creo en la realidad
ni en el olimpo de los dioses
ni en los amos y sus ratas
ni en los piratas.
El grito de mi conciencia,
la razón entre puñales,
el último delirio de un loco.

(Escultura de Davinia Tella Villamarín. Texto de Antonio Rubio Mendoza)

lunes, 19 de mayo de 2008


Adónde fueron tus sueños,

Si los rebusco entre la arena,

Y sólo hallo los cristales de las heridas de tus huellas

viernes, 16 de mayo de 2008

Compleja realidad


Puedo ver las estrellas a dos palmos bajo tierra,
Aunque me tapen los ojos,
La mente vuela libre.
Me agarran vehementes por los brazos,
Y a pesar de todo
Prosigo con mi vuelo,
Todavía no se han enterado
Que mis alas no se pueden cercenar,
Porque están hechas de ideas,
De sus ojos y mis esperanzas.
Puedo derrumbarme tras una pesadilla,
Mas recorrerán mis venas los acordes de sus lágrimas abrigando mi piel.
Al segundo día resucitaré d
e entre los muertos,
Y levantaré barricadas
Contra el tiempo y sus despropósitos.
Camino sobre el viento
Y de cara al devenir.
No soy esclavo de nadie,
Ni de amos ni salarios,
Ni de las dietas milagro,
Ni de la madre que los parió.
Soy vidente de las esencias,
Pero ciego para los negocios de la realidad.
Vuelo fácilmente entre las nubes,
empero de caminar torpe en la rutina;
Reviento dogmas con lengua viperina.
Comienzo a entender a quines intentan sojuzgarme el bozal.
Mis esperanzas son sus días contados.
Si reviento, ellos ganan.
Si un día me descubren con corbata,

Que me ahorquen con ella.

miércoles, 14 de mayo de 2008

La Flaca


Su historia es de hiel y alcohol.
Tan delgada la silueta
Que casi no dispone de sombra.
Tan de madrugada.
El humo de las castañas asadas,
Ha envejecido tanto al vendedor
Que ni lágrimas enjuga.
La flaca lleva su carro
Y dentro su casa,
Sus tinieblas y almohada,
Una arenque y una ostia consagrada,
Un escapulario y un rastrillo de malas miradas.
La flaca tiene el pelo cano,
Sin olas de mar,
Nevado con azucenas
Y nardos del cristo de los faroles.
La flaca es bella y lastimera,
Enclenque y lengua vivaz,
Cristales y caracoles.
Su sombra es un hilo
Por donde se precipitaron un sueño tras otro.
Ahora silenciosa.
Vino, madrugada y de golpe pesadilla.
La flaca está cansada de no vivir,
De lo puta que es la vida

Si te toca en desgracia.

Bebo de los reflejos cristalinos de tus mejillas,
Me nutro del despertar de tus ojos en mi mirada.
Enervada compañera de sueños y heridas,
De pasos sobre huellas de ancestrales destierros,
De labios de lluvia y amapola.
Sombra febril de sempiternos delirios,
Con sonrisas esparcidas en una alfombra de ilusiones
Fuertes junto a la caída de una tarde tibia.

Besos en ascuas
Candentes y fuegos fatuos,
Recorren tus sábanas
Sojuzgados a ser cenizas tras el despertar.

Ligámenes amarran el libre albedrío,
Voluntad en sus manos
De bronce y esmalte negro en sus uñas.
La camisa de fuerza se ciñe a las obligaciones,
Ya eres incapaz de caminar,
Adoleces de tristeza tras ella…
Sin ella.

Con palabras, sus labios se manchan;
Sin besos su boca carece de existencia,
Duerme tan bella que el viento la mece,
La araña la vida
Y no detiene el tiempo,
Las horas miserables la condenan
a ir envejeciendo.

La ama tanto que se entrega, inmisericorde,
a la muerte,
Atraganta sus sueños de pastillas
Y detiene en ella el transcurrir del tiempo,
Las manillas del reloj coartan el rumbo,

Su amada eterna se esparce en el final.

martes, 29 de abril de 2008

PEQUEÑA ALEGRÍA


Pequeñas alegrías,
Distorsiones que te acompañan a un circo.
Donde vuelas sin acordarte del suelo,
Caminas en el alambre y te enamoras de una estrella.
Vagabundo de sonrisas,
Admirador de su pintura de payasa.
La admiras, porque sus lágrimas también saben a risa,
Porque discrepa de lo cuerdo
Y tolera bien la locura.
La amas y rejuveneces,
Dado que alimentarse del viento
Es una kafkaiana aventura.
La elevada virtud de la ociosidad.

No puede contigo ni el más ladino de los conciliábulos,
Los banqueros hacen cola para zurcir tus bolsillos,
Mas sólo granjean soledades de payaso.
No quiero niña sin luz,
Sino luceros que humedezcan tu sonrisa.
Ya me encargo yo de darle bocaos al destino con muelas de piedra.
La lona del circo acuna a la luna,
Tu alma se arropa con miel y romero,

Se cubre tu dicha en el silencio
De una noche templada,
Donde tus besos son guía de luciérnagas amarteladas.

La lona del circo acuna a la luna,
Tu alma se arropa con miel y romero.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Alma autogestionada

No hay nadie capaz de vencerte, si te unes al viento y comienzas a soñar verdades. Sólo existe el momento en el cual te encuentras respirando, el futuro es la construcción de latidos que forman una argamaza de huellas que te conducen hasta la rebelión de la realidad. Me escapo del tiempo y consigo vislumbrar el derecho a respirar en armonía con mi alma autogestionada. Soy libre, espero que dure, que no me atrapen entre las garras de la autodestrucción de un organigrama social patológicamente demente y alterado en los laboratorios de doctos expertos de la manipulación de nuestras mentes en pos de la adaptación al medio social de producción y consumo; de consución de tu sangre, ideas y experiencias ensoñadas de otro modelo de vida. ¡Adelante, odas de poetas y locos! ¡Adelante hasta quebrantar las redes de eso que denominan realidad!

jueves, 14 de febrero de 2008

Cuando muere el hada


Me despedí de la oficina,
malvendí el coche,
Por el báter arrojé el móvil.
Me quedé sentado en silencio
En medio del salón.
El hada desapareció;
mi sombra y yo nada más.
En la calle había ruido,
atronadoras Sirenas de ambulancia,
curiosos y gritos,
Me asomé a la ventana,
quedé aterrado,
habían atropellado a mi hada.
Me sentí tan desolado,
que pedí disculpas a mi jefe,
me compré un coche de segunda mano,
desatasqué el móvil de mis tuberías
y retomé mi rutinaria existencia

jueves, 17 de enero de 2008

A la luna lunera


La silueta áspera de la soga pende a tu espalda,

trata de capturar el frágil cuello.

El verdugo aprieta las ideas, a fuego sobre la lluvia;

"ocho horas diarias de curro".

Silencio, que la soga oscila.

Raspaduras de cerebro amontonan un puñadito de libertad.

Acosa la vergüenza de mercadear tu alma muy barata.

Hombre gris se aproxima al oído:

-Hipoteca en crédito al 15% TAE.

Cuchillas chocan en el escalofrío de incisivos y molares.

Pedacito de esperanza deshabita tu pecho,

huellas drenadas por miradas huecas.

Demasiado lento atrapa el espejo la imagen.

-La unidad de desarrollo social: la familia.

Culebras en el estómago,

repetición de espejos que se desdoblan en el primero,

el que se construye detrás del glóbulo ocular.

Hombre trajeado hace leer en voz alta:

-Educación para obtener título para adquirir trabajo, para ser productivo.

-Veamos, otra vez, repite conmigo:

Educaciooooooooón paaaara obteneeeeeeeeer...

Se pierde la mirada en el último rayo catódico

de una pantalla extinguida.

Simulas haber muerto,

hasta escribes un epitafio en el rincón de la soledad.

-Repite conmigo: Soy productivo, soooy competitivo, aceptaré trabajo basura.

Se espanta el espantapájaros

Quien no corre vuela

Mejor ave en mano que ciento volando

Repite conmigo

¡Repite conmigo!

Repite conmigo

A la luna, luna lunera

que me hace libre

estallar contra mi propia vida

para ser camino recorrido a dentelladas de ansias de libertad,

dispararle a bocajarro a la boca del hombre de gris

-Repite conmigo: Estoy muerto, me han reventado los sesos.

A la luna, luna lunera

eco de palabras hueras: explotación, dolor, trabajo a destajo,

orden, porra, seguridad, competitivo.

A la luna lunera

Agresividad, buen coche, peazo de casa,

Enlomado el obrero

Epitafios en los andamios... otro más a la fosa.

A la luna lunera

La muerte barata

El hombre del saco.

Estiro de la soga y la coloco en el pescuezo

del que tensa los hilos

del que da cuerda al hombre de gris

de quien toca la sirena a las ocho de la mañana desde el despacho de su cama,

a los ministros, a los plumiyas vendidos al capataz,

al que sujeta el látigo del despido,

al juez comprado de espúria sumisión a lo ilícito,

a los despertadores que matan días imposibles.

A la luna, luna lunera

mañana será otro día

ahora me marcho a la cama

que mañana toca currar;

en mi tiempo libre confeccionaré los gruesos hilos de la soga

para apretar los pescuezos de los caballeros de gris.






Tecnología, moda, motor, viajes,…suscríbete a nuestros boletines para estar siempre a la última MSN Newsletters

martes, 15 de enero de 2008

Los mineros quieren alas


Los mineros quieren alas

para ensoñar con girasoles y nubes vívidas.

Los corazones laten en las profundidades de la mina;

los cantos de los guerreros,

acariciando tempestades con las llagas curtidas de sus manos.

Lucha para esperanza,

nanas de madrugada

y un solo pálpito picando bajo la tierra;

un prolijo túnel

que derrita las rocas capitales de los perros y sus lebreles,

de las onzas de billetes apiladas

gracias a la labor de los bravos hijos de la tierra.

Alcancemos la luz del día

y estallemos sus cajas de caudales,

sus grilletes y dictaduras,

sus sonrisas socarronas,

sus fincas y sus mercedes,

sus panzas y su vergüenza.

¡Cabemos, hermanos, creando debilidades en la sepulcral roca!

para que quepan potentes rayos de sol,

hasta lograr formar un férvido núcleo de pasión

que reviente el pedrusco

de los amos bastardos de la tierra,

de los bandoleros legales

que absorben nuestra sangre

¡Bravos mineros!

La flaca (Poemario Una perra floja)

Su historia es de hiel y alcohol.
Tan delgada la silueta
que casi no dispone de sombra.
Tan de madrugada.
El humo de las castañas asadas
ha envejecido tanto al vendedor
que ni lágrimas enjuga.
La flaca lleva su carro
y dentro su casa,
sus tinieblas y almohada,
una arenque y una ostia consagrada,
un ecapulario y un rastrillo de malas miradas.
La flaca tiene el pelo cano,
sin olas de mar,
nevado con azucenas
y nardos del cristo de los faroles.
La flaca es bella y lastimera,
enclenque y de vivaz lengua;
cristales y caracoles.
Su sombra es un hilo
por donde se precipitaron un sueño tras otro.
Ahora silenciosa.
Vino, madrugada y de golpe pesadilla.
La flaca está cansada de no vivir,
de lo puta que es la vida
si te toca en desgracia.