martes, 29 de abril de 2008

PEQUEÑA ALEGRÍA


Pequeñas alegrías,
Distorsiones que te acompañan a un circo.
Donde vuelas sin acordarte del suelo,
Caminas en el alambre y te enamoras de una estrella.
Vagabundo de sonrisas,
Admirador de su pintura de payasa.
La admiras, porque sus lágrimas también saben a risa,
Porque discrepa de lo cuerdo
Y tolera bien la locura.
La amas y rejuveneces,
Dado que alimentarse del viento
Es una kafkaiana aventura.
La elevada virtud de la ociosidad.

No puede contigo ni el más ladino de los conciliábulos,
Los banqueros hacen cola para zurcir tus bolsillos,
Mas sólo granjean soledades de payaso.
No quiero niña sin luz,
Sino luceros que humedezcan tu sonrisa.
Ya me encargo yo de darle bocaos al destino con muelas de piedra.
La lona del circo acuna a la luna,
Tu alma se arropa con miel y romero,

Se cubre tu dicha en el silencio
De una noche templada,
Donde tus besos son guía de luciérnagas amarteladas.

La lona del circo acuna a la luna,
Tu alma se arropa con miel y romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario