miércoles, 4 de junio de 2008

EL GRITO DE MI CONCIENCIA

El silencio y el desamparo
y el antepenúltimo grito de existencia.
La toma de conciencia de uno mismo,
y un par de lágrimas en la derrota.
Cuerpo a cuerpo
en una lucha desigual
por comernos los sueños
y despertar algún día de las noches sin luna.
No creo en la realidad
ni en el olimpo de los dioses
ni en los amos y sus ratas
ni en los piratas.
El grito de mi conciencia,
la razón entre puñales,
el último delirio de un loco.

(Escultura de Davinia Tella Villamarín. Texto de Antonio Rubio Mendoza)

No hay comentarios:

Publicar un comentario