jueves, 22 de enero de 2009

Siempre me gustaron demasiado
las flores de tu jardín,
por eso me seco poco a poco
para formar parte de tu tierra
y que me tengas que regar
con tu propia sed.

domingo, 11 de enero de 2009

NO A LA GUERRA

Cuando salpican tus entrañas
ya no es factible
ser un hombre en el odio.
Te roban tu ser,
condenado
a ser una musaraña
en el juego de los estados.
Sobre el tablero
la mejor de sus jugada.
Y la sangre resbala por nuestros ojos,
desde sus heridas
a mi costado,
y aborezco ser un hombre,
si mi sabia la comparto
con quienes empuñan el arma
y la clavan
tantas veces en nuestras pupilas
que ya agujerea el alma
y ya no es posible la vida.
Nunca la vida de un niño
se puede canjear
por territorios o ideas.
Las llagas en mi piel
son los gritos de desiertos en las bocas
de quienes callan
de quienes fusilan las palabras.
Que corten nuestras lenguas con sus ambiciones,
aun que se pudran sus tierras, sus vientos
su oxígeno,
porque dejaron de ser hombres
y aullan como bestias.
Que yo sólo quiero ser un ser humano,
sin heridas de otros,
sin miradas ciegas,
sin sus sucios poderes.