jueves, 22 de enero de 2009

Siempre me gustaron demasiado
las flores de tu jardín,
por eso me seco poco a poco
para formar parte de tu tierra
y que me tengas que regar
con tu propia sed.

No hay comentarios:

Publicar un comentario