martes, 3 de febrero de 2009


Las heridas marcan el camino
de un pedazo de libertad,
cuando la vida va por un lado
y tú por el otro.
Saludas a la realidad cuando pasa justo a tu vera
y te queda la esperanza
de que pronto anochezca
para dejar de rezarles a los cielos
y centrarte en tu esencia,
donde no puedan refugiarse los ratones
y cagarte en los muertos
de los días iguales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario