jueves, 26 de marzo de 2009

Recorriendo tu horizonte:
un beso;
suspiro para adentro
hasta el fuego
y su latido me exhala.
Quema la realidad.
Potencia el ser,
y ya pegado a la sombra,
me disuelvo
en tu pensamiento:
soy tú.
Sobre ti
toco tu vida
y resucito
muero en ti
abrazado a tu cuerpo.
Todo se desvanece
NADA.
Me toca vivir
a escala de mi libertad
y me mojo en claroscuro
para buscar un punto nodal.
Luz.

Cada vez,
sin día
sobre el tiempo.
Espejo
Tras la imagen;
intento ser yo.
Sentirme
y averiguar el devenir
escuchando su corazón:
una incandescencia en mácula de sombra.
Esperanza

No hay comentarios:

Publicar un comentario