jueves, 7 de mayo de 2009

Desde el suelo
veo máscaras pasar,
me quito la mía
y pido.
Solicito al viento
mi alimento
y sueño,
desde abajo,
donde en este preciso momento: es arriba.
Me da vértigo tantas voces liadas en el siencio,
y el claxon de la desmemoria corriendo hacia tu nada.
Me nutro de futuro
de visiones diáfanas,
de papel mojado
de cheques con sonrisa,
de un destello de suerte
de tenerla de compañera,
a mi manera su amor:
rebelde y a mi vera,
con su mano agarrándome cuando caigo
y zurciéndome las heridas
con su voz... y acurrucándome en el vuelo.
Me gusta ver mi sombra en la realidad
mientras vuelo.

Qué te queda en el pasado, humo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario