viernes, 28 de agosto de 2009

Un sueño
tus labios vuelan
y yo caigo
frente a tus alas.
No es factible la oscuridad
cuando tú abres los ojos
y ando sin mirar atrás.

Te recuerdo en los sueños
para hacerlos realidad
y vivir un poco más
del presente con tu boca
en el rail de un tren
que descarrila mi destino.

No tengo dinero,
tampoco lo necesitamos
para masticar un par de sueños
que saben a miel,
cuando miras y yo contemplo
que tras de nosotros
no queda nada
solamente castillos de arena
trazados con nuestras manos
mientras alzamos el vuelo.

De puntillas vivo en la realidad
para ver si me precipito
al abismo de la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario