martes, 29 de septiembre de 2009

VAMPIRO


Trece noches Donde deshilé mi vida Para destensar la madrugada Y ponerme hasta el culo de ti. Ya no me reflejo en el espejo, Me royeron las alas la carcoma Y ahora deambulo cual sombra Por los laberintos de tu existencia. Escanciar tu sangre es poseer tu esencia, Deshojando flores En mi destierro, Donde ya sólo escucho el rugido del mar, Ronco y fresca tu piel Atrapada entre mis dientes Sabrosa y bruja; Hasta que me percato Que eres tú quien, Frente al espejo, Mastica pausadamente (Sujetando entre tus níveas manos –uñas negras de gata-) Mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario