lunes, 13 de septiembre de 2010

CUANDO TE DERROTAN

le bastó romper el espejo
para encontrarme,
pero era tan bella
que los trozos con su sangre
giraron giraron
hastar ser estrellas de cinco puntas.
Qué bien te sentó morder tus labios
para averiguarte tan indefensa,
que tuviste que afilar las uñas,
no vaya a ser que la noche te desgarre
y tengas que dar media vuelta
para regresar al bar donde extraviarte tu destino,
observando como tu corazón se iba deshaciendo lentamente
junto al hielo de tu whiskie.
Me gustas más cuando te derrotan,
porque vuelves a mi cama
y yo nunca te pregunto porqué sangras,
Guardo un trozo del espejo bajo mi almohada.
CALLA

No hay comentarios:

Publicar un comentario