domingo, 5 de septiembre de 2010

LA ÚLTIMA ESPINA DE MI BOCA

Solo
Frente al espejo (que deslumbra la opacidad dentro de la mirada)
La inequívoca frontera:
La luz impertérrita de un flexo,
Cuya bombilla carraspea incesante
En un preludio de oscuridad.
A veces, las dentelladas de luz
Me
Descubre
mi
cuerpo
Extraviado en las afiladas vísceras del cristal.
Ese es justo
EL INSTANTE
En el que desaparecen Las imágenes.
Cuando me fagocita La soledad
Y trato de descoser la alambrada de púas
Que enreda mi boca,
Me hiero en el doloroso intento,
Pero bien sé
Que es la única manera
De poder aproximarme al espejo,
Y golpear sus bruñidos resplandores,
GOLPEARLO hasta que estalle
Y los cristales hagan sangrar mis manos.

La luz riela cada vez más furibunda,
Hasta que al fin estalla la bombilla
Ce gán do me
Junto a un violento grito de dolor,
Cuando logro arrancar la última espina de mi boca,
Me desnudo y descanso
Tratando
de
lamer
mis
heridas

No hay comentarios:

Publicar un comentario