sábado, 25 de junio de 2011

AL FINAL

Cuando quedas sin nada,
es tanto el vacío como la libertad.
Si arrastras las cadenas,
ten en cuenta
que siempre habrá quién con fuerza
tire de un extremo de los eslabones.
Pero, quizás,
un hombre listo
sea raudo en su acometida,
y, cuando tiren,
ya no se encuentre
al final de la cadena

No hay comentarios:

Publicar un comentario