domingo, 31 de julio de 2011

BARRO MÍNIMO

es curiosa la suciedad
que queda en los recovecos del alma.
Se ciñe el Hoy al barro de las botas,
y creyéndote avanzando,
solamente resbalas
una
tras
otra
mirándote en el espejo
y creyéndote vivo.

Sólo quedará, con suerte, alguna huella,

hasta que llueva por fuera
hacia dentro

tanto silencio...
hasta que otro iluso
se asome al espejo

viernes, 22 de julio de 2011

QUERIDO



Iba a dispararse
justo
aquella noche.
Su esposa en la salita contigua
masticaba cristales.
A El se le llenaba la boca de sangre,
con hilo metálico, serenamente, fue suturando su corazón
para evitar que se le escurriera de las manos a
altas horas de la madrugada
cuando la penetrara.
<¡fóllate, querido!
¡fóllate!
el disparo fue atronador.
Ella en la sala contigua no dejaba de escupir cristales

uno
tras
otro

HORA DE VISITA


En el pabellón siquiátrico
Cierran con llave el corazón.
Pero ella espera paciente la hora de visita.
No la quiebra que él haya enloquecido
Porque le sigue lanzando besos al viento,
Y ella con tijeras los recorta al vuelo
otorgándoles forma de labios.

Aun siempre
Él prende el mechero
Y una lluvia de cenizas la quema,
Cuando acaba la visita
Y le dan un portazo en el corazón.

Entonces solamente quedan sus pasos
Alejándose al compás de luces
Que van extinguiéndose tras su sombra