miércoles, 21 de septiembre de 2011

fumé tus dedos
hasta alcanzar, en la penúltima calada,
tu corazón
en llamas.
Las cenizas llueven
por dentro
donde los claroscuros del alma
semejan arenas movedizas
donde hundirte
mientras besas

sábado, 10 de septiembre de 2011

Me partan en dos


la bala que sujetas entre tus dientes
vale más que la vida
que nos espera
si aguardamos
a que nos huela la sangre a pólvora

retenidas
las huellas
del alma
en alquitrán. esnifa. esnifa

Prefiero que los besos
hagan sangre
para provocarme una herida,
que con el tiempo
cicatrice
partiéndome en dos:

uno
yo

otro tu buen
o puto
recuerdo