miércoles, 21 de septiembre de 2011

fumé tus dedos
hasta alcanzar, en la penúltima calada,
tu corazón
en llamas.
Las cenizas llueven
por dentro
donde los claroscuros del alma
semejan arenas movedizas
donde hundirte
mientras besas

No hay comentarios:

Publicar un comentario