jueves, 27 de octubre de 2011

GRIETA


tienes un reloj cada vez más pesado

al cuello.

te marca las grietas

por donde

alguna vez se cuarteará

tu alma.

lo atrasas para recordarte,

y, en humo, la estampa;

fuego en los ojos,

y en cenizas se deshacen los dedos.

lo adelantas,

y finges ilusiones

ópticas

que se ejecutan,

la mayoría de sus veces,

en cataratas.

si continuas con visiones,

terminarás por volverte loco.

pesado reloj,

que un día cercenará con sus afiladas manillas

tu cuello

enterrándote en arena.

si lo detienes,

sacas la lengua

y lames el presente;

te empapas de lluvia

y se oxidan las tuercas.

inhala profundo

y recolócate sólido

sobre este preciso momento:

que, por ahora, es lo único que tienes

detrás. estás ya muerto

delante. te mueres

No hay comentarios:

Publicar un comentario