sábado, 5 de noviembre de 2011

POLVO ERES


cuando tropezó con su sombra
le tiró la copa,
y la mujer araña
se cagó en su puta madre.
A cambio,
él le mordería el labio inferior
para llenar su suspiro de sangre

tejiendo su alma
deshizo su trampa
y lo precipitó a sus oscuridades

no había problema:
ella era donante universal
y podría inyectarle a cada bocao
el origen de su veneno

por cada una de sus miradas de desprecio

<< ¿te invito a otra copa?>>

quizás otra madrugada
cuando tu cadáver
me sirva de orientación hasta tu cama

al tercer orgasmo
en polvo te convertirás

No hay comentarios:

Publicar un comentario