viernes, 30 de marzo de 2012

JUEGO

si yo fuera
la sangre de tus venas
tendríamos que suicidarnos a diario
para sujetarnos a la vida
salpicándonos de tu muerte.
tenemos que escapar de este mundo
y meternos bajo la cama
para amarnos tanto
que no tengamos que salir
de la oscuridad
que proyecta tu corazón
cuando lo sujeto entre las manos
después de arrancarnos la piel
y jugar
a morirnos
el uno sin el otro

lunes, 19 de marzo de 2012

FIDELIDAD


cada sábado noche acudía a ella
y follaban
era su puta.
se confesaba: le contaba sus frustraciones: sus sueños y agonías
hasta que se murió joven (demasiado joven para morirse)
de sobredosis de amor.

desde entonces,
él
la visita cada sábado (a las doce de la mañana-en punto)
al cementerio
donde le paga en rosas blancas (sus favoritas) los honorarios.
y le reza: y le cuenta sus frustracciones: sus sueños y agonías.

hasta que pasaron tantos años, que él también se murió.

ella ahora ya no recibe flor

domingo, 18 de marzo de 2012

Nancy



nancy es lesbiana
también rubia.
también con ojos verdes vivos.

le gusta averiguar braguetas:
se pone en la esquina más penumbrosa
de la barra.
pide un gin tonic
y bebe a sorbitos;
parpadea sobre el corazón de
cualquier tipo guapo que se
acerque a sus sombras.

lo lleva a su apartamento;
le pide que antes se duche
y lo encierra en el cuarto de baño.

entonces hurga en su móvil
y telefonea a su esposa

"oye, me llamo Nancy, y si no vienes me voy a follar
a tu marido. vente y me creerás" le da su dirección y espera.
tumbada en la cama
desnuda mientras fuma. pequeños círculos salen besados de su lengua.

escuchando al tipo
Desgañitarse para que lo deje salir. suplica: llora: calla (al fin)

Nancy se contempla en el espejo. está pálida, ávida de deseo; demasiado extraña.
se viste con una ligera seda, su piel se lo agradece, excitándola. imaginativa

el timbre los interrumpe.

la esposa
estupefacta. víctima. enloquecida. con las dudas agujereándole el vientre, con ojos en mar.

nancy la tranquiliza

"oye tú marido aceptó follarme. está ahí encerrado
el muy capullo... puedes ahora tomar venganza. desnúdate y juguemos"

la esposa primero se resiste. araña la realidad; se come las uñas.
pero luego piensa "¡qué coño!"
y cede al juego. insulta a la presa, y la asume también suya.

y mientras se funden
entrelazadas
el tipo del grito al sollozo. sumiso.

esperando paciente a que Nancy termine