lunes, 19 de marzo de 2012

FIDELIDAD


cada sábado noche acudía a ella
y follaban
era su puta.
se confesaba: le contaba sus frustraciones: sus sueños y agonías
hasta que se murió joven (demasiado joven para morirse)
de sobredosis de amor.

desde entonces,
él
la visita cada sábado (a las doce de la mañana-en punto)
al cementerio
donde le paga en rosas blancas (sus favoritas) los honorarios.
y le reza: y le cuenta sus frustracciones: sus sueños y agonías.

hasta que pasaron tantos años, que él también se murió.

ella ahora ya no recibe flor

1 comentario:

  1. Distinta, frontal, sin palabras rebuscadas, tú poesía me ha gustado mucho y he tenido un orgasmo de alegrías y sonrisas.

    ResponderEliminar