lunes, 26 de agosto de 2013

cuentas pendientes


se bajó del coche
se acercó
y le voló la cabeza
-esto no es poesía- susurró entre dientes
se sentó al lado del cadáver
se encendió un pitillo
el hilo de sangre se corría por la acera
hasta desahogarse por un sumidero
los coches seguían circulando
la tarde caía
mientras el asesino fumaba lento: pitillo segundo
al fin se dio levantado
se metió en el coche. arrancó. las llantas hacían chispas mientras se alejaba
entonces el muerto se levantó
agarró del suelo un cigarro a medias, lo apuró con dos caladas
el dolor era soportable
la vida no tanto
tenía una cuenta que saldar
pero no sabía realmente
hasta dónde acudir a pudrirse

martes, 6 de agosto de 2013

LA NIÑA PRODIGIO



fue una niña prodigio
ahora en el hueco de un fumadero
hace de su alma una nube
donde inhala crack a altas horas de la tarde
donde siempre hay manchas de oscuridad.
estiraron su sueño cómo chicle de puerta en puerta
en retrete de bar, donde la luna solamente
es un dibujo mal trazado al lado de la cisterna
vomita
tira de la cadena
y llueve
tiene 27 años en muecas en el tubo de vidrio
por donde le cabe el cielo por la nariz
y se le seca el alma
los ojos en blanco hasta que despiertan vidriosa la estampa diaria
del cromo
de una niña prodigio
se sacude en la calle
se le estampa el sol en las gafas
corre de sí misma
pero es inútil escaparse porque siempre se encuentra
más tarde que nunca
en el buzón de su cuerpo
con entrega a cobro revertido
de un globo dos globos tres globos
la luna, la puta luna
se mete en la bañera
el agua cae al suelo
inundándole el pellejo
una de sus manos sostiene un botellín, quizás permanezca dormida
mientras piensa en que mensaje colocar
dentro de la botella


sábado, 6 de julio de 2013

Risas fresquitas tendidas al sol


tenía en las cicatrices de su espalda
un camino de hormigas
y el alma tendida al sol de poniente
para ver si se le iba calentando el alma
y podía plegar las penas
en una sábana húmeda en la noche de dos amantes
enfrentados en una cuenta atrás
para atravesarse el alma
hasta compartir heridas.
la tarde cae entre sus piernas
sus labios solamente sonríen
su risas frescas, despreocupada navegando en la espuma
de una cerveza enfriada antes de que nos pillen las madrugadas
viviendo la vida según la brújula imantada de la libertad
al sur de tu cuerpo
al noroeste de la realidad, toda licuada por tu ombligo
hasta que las rosas de tus tatuajes
florezcan a piel encarnada de un sueño
y mandemos todo a la puta mierda
menos el hueco de la tarde y la noche
esa línea del horizonte donde desequilibrarnos
para escapar de la locura
hasta alcanzar las cosquillas de los pasos aún por descorrer del infinito

sábado, 22 de junio de 2013

EL APLAUSO FINAL


a Quique no le gustaba ser ignorado.
ofrecía rosas a la salida del metro,
eran baratas, pero al ciudadano no le gustaban las espinas
y la calle era una cicatriz
que partía la cara en dos.
deambulaban veloces, tumefactos, silenciosos
un cotarro con máscaras sin estrenar
despreciando las rosas, la boca, los ojos, el estómago, sin atreverse a la espina.
Quique, al caer la tarde, antes justo de marcharse a casa,
hacía el último trabajo,
le ponía una navaja apretada al cuello
a la indiferencia
entonces le soltaban el dinero, temblorosos o temblorosas
meándose encima, con miedo generoso de muerte
luego le daba a su víctima todas las rosas que le quedaban
y salía satisfecho
de ser el protagonista
equilibrando y compensando la mañana, con el aplauso final.

jueves, 23 de mayo de 2013

EL TRASTERO




en una caja metió sus risas
tras otra su alma plegada
detrás de la cual, en una más pequeña, sus recuerdos.
en un bote sus mapas y cascabeles,
en medio la libertad,
tras esa, canciones y caricias
sobre ella ceniza de sueños
y juegos de infancia
al lado luz de ventana de siestas de verano
debajo otra caja de amores
encima una deshaciéndose en lágrimas, con fotos de gente caída
sin lucha. debajo de la cama, una con utopías carcomida de gusanos
otra de un cuchillo oxidado con la sangre de sus venas
más allá, contra la pared, ideas de suicidio
en equilibrio, una cajita silenciosa, con despertadores.

al final
otra de su tamaño
con su cadáver lleno de olvido

martes, 19 de febrero de 2013

La cicatriz de la rosa




y las rosas en invierno harán el resto
sin pétalos.
de coronas de espinas su alma,
esperando la herida
cuando en tu sexo las raíces
luchen por alcanzar tus ojos
y provocar la lágrima
hasta hacerte de nieve




Bipolar



subes hasta rozarte en el viento
de puntillas al puente
a la orilla de tu cordura

y cae, derrumbada hasta posar el rostro en arena
y arañarse la piel que cubre sus mejores poses
ante tu cámara, la suya, las voces
que aplauden el vuelo
o le cruzan la calle

a la mañana dulce el alimento, lamiéndose felina
las heridas en néctar de todo posible
y aúllan los gatos

hasta decaer en la alfombra
y que se la coman viva

e inerte contempla su vida
como sombras chinescas en la mampara de su lámpara en la noche
y ya ni se quiebra
callada, encerrada en una luna de plata

viernes, 18 de enero de 2013

Instinto MENDOZA MALDITA POESÍA



La vida es una eterna huída
hacia la libertad
el miedo crea óxido
en las alas del pájaro
para cuando le abren la puerta
y se le paraliza el instinto
como un trueno impacable
a lo largo de su voluntad mutilada

y es cuando desenfundas el revólver
y lo cargas de sueños
disparando, a fuego limpio,
abriéndote camino
entre raíces de alquitrán
y ese hedor insoportable
a resignación

todos nacemos con una sentencia
de muerte
así que vuela aunque caigas mil
veces
lo importante no es la caída
sino el vuelo


existe una posibilidad de ser
cuando tu sueño
forma las cicatrices
de tus alas