martes, 13 de octubre de 2015

Cahier de Paris


martes, 1 de septiembre de 2015

Nuances I


jueves, 27 de agosto de 2015

Poema a Camille Caudel


sábado, 11 de julio de 2015

Hora punta


Puedes tratar de agonizar
tras una carta trucada en el bolsillo
desatascar la soledad arañando el espejo
esperando que el sonido a cristales quebrados
semejen algo parecido a un grito
que cae por la pendiente
o limitarte
a sacudirte la lluvia
cuando alguien llora a miles de kilómetros
del paisaje donde te contienes sujeto por pinzas
esperando el sol.
O puedes esperar a la noche
a la mañana siguiente
para pedirle otra oportunidad
al revolver descargado
que no encuentra el eco de la detonación
mientras alguien también a miles de ecos de distancia
sujeta la baja y lame las lágrimas
sabiendo que el mar puede ser también un desierto insalvable para el naufrago
que hace un gesto con la boca
como si quisiera disparar sin conocerte
soñamos autodestruirnos
aguardando que de las cenizas
aparezca la oportunidad
para no tenerle miedo al vacío
cuando pedaleas sin saber el rumbo
ni el norte de la caída
ni el trazo de la herida
ni la cantidad de sangre que le debes al destino
cuando nada es Nada
y dios se niega a darte el hilo de la sutura y un mapa
con una cruz marcando el punto de partida
y la locura es un bien necesario
para escapar del manicomio común
donde todos juran que solamente pasaban por ahí
a hora punta
mordiéndose la lengua
para no reconocer el miedo espeso que delata los estigmas
camuflados tras hermosos tatuajes
a la orilla de la piel

nadie vuela hoy tan alto
para ver los mensajes en la arena
donde intuyes el siguiente paso
para equilibrar los chacras
y gritar en el vacío
de otros
para escuchar cómo
mientras sonríen
tiemblan de miedo
y no sabemos realmente

donde se ubica el llanto dentro del silencio

miércoles, 17 de junio de 2015

LA TUMBA DE LOS POETAS


cuando nos quitamos los cristales de la herida
comenzamos a cicatrizar
y a base de vendarnos el dolor
nos quedamos en silencio,
esperando la revolución de lo posible,
e inconscientes
olvidamos el vuelo.
Comenzamos a crecer
y cuanto más nos acercábamos al cielo
más enraizados en el asfalto
estábamos
desarmados y convencidos
de que detrás de la cicatriz no fluiría sangre
y que el dolor
se había marchado
fuera de la ciudad
a algún desierto donde las musas
cavaban en minifaldas nuestras tumbas
entonces sonreímos
porque a los cables del cielo
solamente llegaban los zapatos acordonados
y no las bragas que demostraran que
dios era una mujer
y que el bing bang fue solamente un multiorgasmo.
Y que los poetas habían nacido del humo del cigarro de después.

Quién repartirá las cartas a la quinta copa
cuando no nos importe perder
aunque nos siga asustando tanto
que el amanecer nos sorprenda sin salir
de la noche
y no tengamos manera de rebobinar el tiempo
para que nuestra partida no termine nunca
al menos
hasta la siguiente copa
o quizás hasta que las musas acaben de cavar
un espacio lo suficiente digno
para nuestra
cicatriz


lunes, 15 de junio de 2015

Qué hermosas sus cicatrices
cuando me recuerdan donde tuvo las alas
por eso cuando la veo caer
imagino lo alto que debió volar

miércoles, 4 de marzo de 2015


EL LAGO DE LOS CISNES

necesitaba su dosis antes de salir a escena
no era una puta
era la primera bailarina de una buena compañía
pero tenía miedo escénico
también a la vida
y a quedarse dormida
su carrera será corta
pero seguirá necesitando
luego
para aguantar la caída del escenario
y vivir en un jodido equilibrio
forzado
cómo me gusta aplaudirle
sabiendo su secreto
la he visto tan colocada que parecía un cisne
de verdad
tan frágil que temían se quebrara sobre el escenario.
pero al final
de que manera aplaudían todos esos hijos de puta desde los palcos y el gallinero
colaborando todos
en pagarle la siguiente dosis

viernes, 30 de enero de 2015


martes, 20 de enero de 2015

Re-edición del poemario SIEMPRE MARIPOSAS NEGRAS